31.7.13

como uno de Noviembre

" Parece que fue ayer"  , podría decir pero mentiría, cuando puse un punto final a esa encrucijada a la que volvía  como punto de encuentro , confesionario, o simple reclinatorio donde apoyar las rodillas  y dejar fluir los ideas que  albergaba mi cabeza en ese momento.  El tiempo  se mide en diferente escala  en este aspecto de mi vida. Escribir fue un compañero de viaje importantísimo en algunos momentos, un  reportero narrando mil conflictos interiores,  un buscador de ilusiones, un registrador de instantes efímeros que fueron todo, y en el fondo, nada…

Aquel A+, fue la puerta que se cierra para poder abrir las ventanas, el punto final que nos libera del lastre,  el  cerrar los ojos para poder ver…   Probablemente fue una de las mejores decisiones que haya tomado en los últimos años. A veces uno necesita desnudar su alma, expresar sentimientos y sensaciones  sin metáforas,  colocarse frente a sí mismo y concretar  esos runrunes que nos carcomen por dentro.   Dicen que cuando uno  saca sus ideas de su interior al exterior les está dando alas para que se materialicen…   

Estas líneas sólo son flores sobre algo muy querido, como un uno de Noviembre

2 comentarios:

Manuel Martín Vicente dijo...

¡Así me gusta!
(Un nuevo comienzo en una fecha capicúa, según tu entradilla)

Anónimo dijo...

Del olvido has rescatado la sensación de leerte...gracias niña por volver a aparecer mi día a día.