11.12.13

Cuando nadie me ve,  cuando abrazada a la almohada añoro lo que no tengo, cuando la razón y las circunstancias se quedan en un rincón, y la piel es la que habla en primera persona…


Cuando nadie hay más que uno mismo, y  no hay más que inventariar  que lo que uno tiene o piensa que tiene…. Cuando uno se reprocha en voz alta eso que calla frente a la luz del día…


¡Qué difícil es vivir en esta montaña rusa!

3 comentarios:

unospensamientos dijo...

Tenemos la mala costumbre de añorar lo que no tenemos en lugar de apreciar y disfrutar lo que si tenemos. Supongo que es innato a la naturaleza humana... ¿o tal vez no?

Miguel Perez dijo...

Cada momento tiene sus sentimientos, el momento de estar solos, a veces nos complica esos sentimientos, otras nos los aclara...

Anónimo dijo...


Todos vivimos en una montaña rusa con remontes y descensos de vértigo que nos confunden. Pero está claro que esos tramos hay que pasarlo para así disfrutar de otros más placenteros.

Pegatina.