3.3.14

El secreto de mi marido. Liane Moriarty

[...] no vayas tan lejos que luego no puedas volver 

[...] Quizás nada «estaba hecho» nunca para nada. Así era la vida y había que tomarla como venía, tratando de hacerlo lo mejor posible. Siendo un poco «flexible».


No hay comentarios: