24.10.14

“agua que no has de beber”….


Seguramente éste sea uno de esos documentos que debería tirar a la papelera, sin opción a restaurar. Dejar en el silencio esa reflexión que más que tirita es sal en la herida, y más que abrir puertas, las cierra de golpe. 
Probablemente hoy la mejor opción es fingir que todo va bien, sacar el brillo a las cosas positivas que tenemos, y poner en la sombra aquello que no nos gusta. Tal vez, hablar con alguien cuya realidad es más complicada, nos ayude a ver que la nuestra con un poco más optimismo, y la conciencia nos recrimine que nos quejamos por quejar.
Tal vez estemos acostumbrados a una sociedad donde ciertos valores son sinónimo de prestigio, o   simplemente de vivir acorde a un tiempo y cuando eso no ocurre, nos sentimos  perros verdes, y empezamos a buscar en nuestra memoria en qué punto del camino, hicimos la elección incorrecta.  
Quizá hoy sea uno de esos días en que cuesta ver el vaso medio lleno, y uno se pregunta si alguna vez tuvo la sensación de  estar en tierra firme, de sentirse en la dirección correcta,  y no de paso…

No hay comentarios: