26.6.15

Ni sin ti

Empecé a escribir para hilvanar pensamientos y escupir sensaciones que la mayoría de las veces, guardar  hacía daño. Recuerdo que en ocasiones, me preguntaban por esa tristeza que emanaba en mis artículos,  esa nostalgia que arrastraba de tiempos que fueron quizá no mejores, pero si distintos... y me animaban a escribir en otros registros. Resulta difícil hacerlo, cuando el empujón que nos lleva al folio o la pantalla en blanco suele ser hablar con nosotros mismos como si fuésemos nuestros mejores amigos, y descargar la tensión que en la vida real nos aprieta. Escribimos como si estuviésemos hablando, pero adornamos el artículo por miedo a que si nos leen, nos descubran, y nos sintamos más y más vulnerables. Nos escondemos tras seudónimos, ponemos  cientos de cerrojos a nuestra intimidad, pero contradictoriamente, necesitamos unas palabras de ánimo, que nos suenen a campanillas, en los días grises.  Y cuando alguien se acerca demasiado a nosotros, cuando sentimos que nos descubren, la primera reacción es salir corriendo,  porque nos sentimos más desnudos que si estuviésemos sin ropa. Probablemente él que lee, saca conclusiones bien distintas a las que intentamos trasladar, pero el miedo nos hace sentir frágiles. Escribir me ha hecho racionalizar muchos momentos de mi vida,  poner colores a días grises, conocer a gente extraordinaria, y  descubrir ese yo, que a menudo se esconde tras la rutina. A veces me hubiese gustado poder inventar historias, trasladar a un papel momentos dulces (que los ha habido, que los hay) pero la inspiración es caprichosa y entonces se esconde...  He perdido la cuenta del tiempo que llevo escribiendo (aunque últimamente eso sea más utopía que realidad), pero siempre estaré agradecida a las personas que a través del  blog, conocí,..  Lástima que la vida nos haya arrastrado a otros rincones, o castigado al silencio…

No todo lo que se lee, pasó, o pasó así…  gracias por estar ahí

6 comentarios:

elbucaro dijo...

Querida ideas, como ves te sigo leyendo. Tienes razón en algo, los que estamos "secuestrados" por las letras, nos ayudamos de ellas para colorear sensaciones y sentimientos, que de otra manera serían grises o incluso negros. Nos han ayudado a soñar, a conocer gente, a hablar de una vida que no es la nuestra pero que, a la vez, tiene muchas cosas que nos recuerdan a nosotros. Yo pienso que no hemos elegido escribir, la escritura es la que nos obliga a inventar frases y a tratar de profundizar en su significado. En cuanto a si las letras nos desnudan o no...depende de la habilidad de quien las lea. Sé que hay algunos, muy hábiles, que además de leer las líneas, leen entre ellas. Un besote.

Anónimo dijo...

Aunque hayan pasado años desde que te descubrí dobre unos doce, que se dice pronto! Sigo leyéndote con la misma ilusión y ternura que el primer día! Con la misma ilusión cuando pude conocerte y mirar esos ojos que me transmitieron tanto. ...como bien dices la vida nos llevó a otros parajes y otros sitios donde inevitablemente hacemos nuestras vidas y dejamos apartado algo que nos hizo feliz tanto tiempo, ...
Todavía todos los días miro para ver si has escrito y puedo unir nuestras almas de nuevo

Ojo de fuego dijo...

Yo también sigo por aquí, aunque mi tiempo es muy limitado. Últimamente las obligaciones me pueden, me llevan, me arrastran. Pasan los días y casi no me doy cuenta...

Escribir ayuda muchísimo. Te lo digo sabiéndolo a conciencia, conociendo lo que me ha valido trasladar al papel tantas y tantas emociones... Hay mundos que se han quedado atrás y otros que se desarrollan y viven con gran intensidad.

Seguro que son muchos los que seguimos por aquí... lo que pasa es que la vida cambia, se transforma y nosotros con ella...

Besos, linda...

Anónimo dijo...

Has reflejado lo que siento... tienes ese capacidad de ver más allá de lo que se vé con los ojos.. si, como diría el principito. .ves con el corazón.

Besos

fuzzy

Brisa dijo...

Ya ves que somos muchos Ideas, que seguimos escuchándote con el corazón, desde el mismo lugar que siempre me llegan tus palabras.

Sabes que coincido contigo en muchas cosas. Al principio muchas veces escribiía en tercera persona. Al final quien te quiere conocer puede, igual no tiene todos los datos pero si sabe de qué color es tu alma. Por cierto la tuya es muy bonita y clara.

Gracias por seguir aquí, por ser valiente, por no olvidarnos,. A mi pasar y encontrar tus letras me hace sentir en casa.

Besitos guapa.

Miguel Perez dijo...

Hola ideas, aún me parece ayer, y ya pasaron 8 años, desde que un día decidimos poner cara a unas letras negras sobre un fondo blanco. De vez en cuando, entro furtivamente en tu blog, para leerte, para comprobar que sigues haciendo públicos tus inquietudes, en este apartado rincón. Tus letras, aparecen tristes, pero a mi, me devuelven a una época, en la que sin duda empezaba a vivir, y puedo decir sin temor a confundirme, que conocerte fue una de las mejores experiencias que recordaré.