6.10.15

A por tabaco

Yo no se qué pasa por tu cabeza pero si se lo que pasa por las mía cada vez que oigo tu monólogo.  He dejado de escucharte, porque duelen tus palabras y razonamientos. Aceptar que "los de fuera dan tabaco" es complicado, pero una realidad que hay que tragar sin masticar. 
No te voy a explicar con marionetas, lo que me he cansado de decirte hasta quedarme afónica.
Las veredas que no se transitan se borran, y lo que no se cuida, se pierde...

No hay comentarios: