14.10.15

Ausencias

Me gustaría poder despertarte y decirte que sólo ha sido una pesadilla, que nada de lo que me cuentas ha pasado, que la realidad es otra bien distinta.
Ojalá pudiese limpiarte el dolor de esas lágrimas, teñirlas de alegría, ...
A veces la vida, nos arroja un cubo de agua bien fría, nos pone frente a frente, y nos obliga a enfrentarnos sin titubeos.
Hoy el azúcar sabe amargo, y la tristeza es tan grande como ese montón de preguntas que se han quedado sin responder. Hoy ya es tarde para demasiadas cosas, ...  el tiempo se nos fue, sin darnos cuenta...
No ha habido tregua, ni una grieta que avisase del derrumbe... todo se  ha venido encima, y no se puede salir corriendo...

1 comentario:

Miguel Perez dijo...

Mucha tristeza, demasiada realidad en unas pocas líneas. Ánimo, aunque el día no de para mucho, todos tienen las mismas horas. Cualquier día puede ser tu día.