8.3.18

En estado sulfuroso


Te has ido. Solo como siempre viviste, en la intimidad de un mundo hecho a tu medida, en tu oasis más particular.  Te has ido en silencio, tu que amabas el ruido de la rebeldía,…

Te has ido y nos has dejado sin palabras, con el corazón en un puño y los ojos llenos de lágrimas.

¡Qué pronto te has ido! Aún teníamos  muchas cosas que celebrar, algunas  charlas por tener, muchos consejos que escuchar y seguir, algunos silencios que nos harían crecer...

Te has ido y aún faltará  algún tiempo para que descubramos qué es tu ausencia, tu eterno silencio, tu estado sulfuroso…  Aún nos quedaba mucho por vivir…

Toca aprender a vivir sin ti,... y sospecho, que nunca fuiste consciente de lo difícil que iba a ser, quizá porque nunca te hicimos ver lo importante que podías ser para nosotros.

No hay comentarios: