26.4.18

Demasiado pronto



Marzo se ha llevado afectos recíprocos. Aún suenan en mi memoria los ecos de conversaciones que sonaron a últimas y otras en las que sólo eran un suma y sigue. Al menos eso inocentemente  pensaba.

Él sabía que tenía que librar muchas pequeñas batallas, pero ninguna en un futuro inmediato. Inmerso en su mundo, en el que aún quedaban muchas páginas que escribir, y algunas más por colorear. Me pregunto qué habrá sido de Tor, de sus peces de colores, de todos esos cariños callejeros que encontraron a su lado un refugio.  

Ella dejó de conjugar el futuro, sentía que la vida se le iba  como agua en una cesta, y se aferró con uñas y dientes a la ilusión de ver crecer a los más pequeños de su familia. Su mejor obra, sin lugar a duda. Cuántas veces me habrá preguntado "¿cuando vas a venir?"  y cuántas veces he sentido que  tenía cariño para tantos como se cruzasen en su cariño. 

Se fueron como vivieron, y soñaron vivir… en compañía o en soledad,… avisando o en silencio, …    
Qué gran vacío habéis dejado

 [8/3 15/3]

No hay comentarios: