21.11.18

Jesús

Se van yendo poco a poco, y van dejando un inmenso vacío que a menudo es difícil de ir rellenando... Unos tuvieron días de hospital antes del punto final, otros se fueron con un portazo silencioso, sin preaviso.
Este año las ausencias son numerosas y demasiado próximas..
Con Jesús se han ido recuerdos de mi infancia y juventud, sentir que los afectos no se miden por los apellidos aunque los haya en primer o sexto lugar, que el roce hace el cariño, y que los amigos están cuando los necesitas, sin llamarlos...

No hay comentarios: