21.6.17

Yo no puedo tender mi hígado cada noche, y dejar que escurra llevándose con el alcohol mis penas ahogadas …  Yo me quedo con mis pensamientos bailando recursivamente Paquito chocolatero, y recorriendo todas y cada una de esas baldosas que me  llevan hacia el abismo.

Yo no puedo justificar  las verdades a bocajarro con las cañas. Ni las ausencias, ni los comentarios hirientes.  

Yo no puedo cerrar los ojos, y dejarme arrastrar. 

No hay comentarios: