18.2.21

Viejas costumbres

Aries. 18-02-2021

Algunas personas piensan que la razón por la que invertimos tanto tiempo en tratar de encontrar el sentido de nuestra vida es que en realidad no entendemos nuestra relación con el cosmos. Tal vez esto explique cómo te las has arreglado para enredarte tanto en una cuestión que no es tan importante como creías. A medida que el Sol se desplaza a un nuevo hogar celestial, te trae un destello de gran lucidez. Un acontecimiento te proporciona hoy la facultad de no darle más vueltas a un problema y pasar a otra cosa. Aprovecha el momento.

Hubo un tiempo en el que  diariamente escudriñaba cuatro líneas buscando preguntas y respuestas a mis  devaneos de cabeza. ¿ y si ..? ¿por qué no..? 

El único sentido que encontré en ese juego era zarandear mis neuronas y ponerlas a trabajar buscando salidas en laberintos imaginarios,  y respuestas a preguntas que nadie había formulado.

El desarrollo personal, tan de moda últimamente, hace hincapié en esa búsqueda de sentido a nuestra vida.  Y como cuando veo un cuadro, o leo un libro, me pregunto si realmente todo tiene algún sentido, o simplemente hay cosas que surgen por azar y  su único motivo es  disfrutar ese momento.  A veces tengo la sensación de que hurgar mucho en algunas cosas, no nos acercan más a su realidad, sino a la nuestra.   Quizá todo este interconectado, y que hoy haya leído l horóscopo haya sido por algo, pero sigo creyendo en el azar, y  en esa capacidad mágica que nos hace saltar de un pensamiento a otro como si fuesen lianas en una selva y nosotros simples monos con ganas de  saltar…

15.2.21

Ahora tú

Ahora tú, después tú y al final tú. Nadie más que tú, que te has perdido en tantos espejos sin verte, en tantas caricias sin respuesta, en tantos silencios que duelen…

Ahora tú, que has tenido que lamerte las heridas y  vendado tus rasguños para poder seguir en  pie, disimulando  como si nada doliese, y que pasabas de todo…

Ahora tú, que has perdido demasiadas batallas, como para apuntarte a otra nueva, que sigues preguntándote en que  punto del camino dejaste que la vida te llevase por  esas rutas que te alejaron de tus sueños,…

Ahora tú, que te conformas con sobrevivir,  y dar vueltas en un laberinto pensando que quizás es mejor no encontrar la salida…  somos animales heridos cobijándonos en la cueva… pero sabemos que  cuando recuperemos las fuerzas, volveremos  aunque nunca nos llegamos a ir …

9.2.21

El terreno de la infancia

 

"El terreno de la infancia es el que marca todo lo que vendrá".

 

Vuelvo a recoger pequeñas perlas de inspiración, que  me transportar al laberinto de las preguntas sin respuestas.  Construyo pensamientos como si fuesen piezas de lego, buscando  figuras con sentido y  pasadizos entre una idea y  otra. Unos buscan respuestas en las constelaciones familiares, otros en ese pasado más próximo a nosotros. Es como si a nuestro alrededor se hubiese construido una tela de araña que no nos permite escapar, como si todo estuviese escrito y solo fuésemos músicos  interpretando una partitura. ¿Dónde queda la improvisación, la oportunidad de escoger una vereda no transitada abandonando el camino trazado? ¿Tiene sentido luchar si todo parece marcado, si todo está escrito?

Quizá sólo estemos buscando justificaciones para dejar de hacer, de sentir, de  vivir,..

3.2.21

Abuela A.

Después de  cuarenta años,  sigo poniendo flores sobre ti,  cerrando los ojos para  recordar cómo eras, qué viví a tu lado… Os fuisteis demasiado rápido, apenas en diez días, mamá se quedó huérfana de padres. Siempre ha dicho que tú te fuiste por pena, que perdiste la ilusión de vivir.

Apenas te recuerdo. No hay  fotos, y a mamá, hablar de ti, le sigue le abriendo un vieja herida que sigue sangrando. Tu imagen en mi memoria, está hecha de pequeñas conversaciones con Cata, que te conoció cuando ella era adolescente, y apenas era una niña.  Ella sí pudo disfrutarte como abuela,  yo apenas si tuve unas migajas...  

1.2.21

Maldita miopia

Sé que algunas personas que me han acompañado en algún tramo mi vida, siguen pasando por aquí. No sé si buscando nostalgia, novedades, o simplemente pasar el rato. Quizá el olor a alcanfor es  aditivo;  también para mí.

Escribir aquí, es  volver a abrir el frasco con aroma de  añoranza, de los sueños que  se quedaron en  esbozos; del tiempo que desde esta atalaya, ahora parece que fue  mucho mejor; de  recorrer  instantes en los que hoy uno define como rozando la felicidad, y entonces, ni siquiera lo sabía…


Hay momentos en los que soy terriblemente consciente del paso del tiempo, en los que echar de menos duele hasta el infinito,  y en los que vendería mi alma al diablo por una caricia, por una mirada,  por un segundo,..  Y al siguiente instante, me recrimino, por no valorar justamente lo que aún está a mi vera,  o un poco más lejos, pero sigue latiendo…

Hoy va por vosotros,  por los que un día fuisteis, y yo no pude mantener en mi vida; a los que su cuaderno de ruta llevo a otras latitudes, a  otros brazos, a otros silencios,...   a vosotros que aunque os eche de menos, me da  miedo acercarme , más por mí y mi laberinto que por otra reacción…

Leo, algunos amores se queda en las fotos, y me pregunto al hilo de esa frase y su contexto, cuántas veces  en los últimos días he me preguntado, si alguna vez alguien me ha mirado a mi como lo hace Serkan,…  

 

P.D. Sois piezas fundamentales en mi puzle vital. Ojala hayáis podido sentir que erais importantes. Nada es eterno, todo es efímero, incluso yo  y mi nostalgia... 



4.1.21

Itaca. Todo y Nada a la vez

Vuelvo a este rincón de pensar, sintiéndome culpable por todos esos días en los que la pereza me vence y dejo pasar oportunidades para susurrar un “te echo de menos”, un  “me acuerdo de ti”, o simplemente “estoy aquí”.   Parece que la vejez también  se ha colado aquí, y como un utensilio viejo,  está arrinconado, esperando  tiempos mejores, que seguramente no llegarán. Si una pandemia no ha conseguido que haya tiempo y energía para sacarle brillo, no sé qué será lo que  pueda conseguir que luzca como en sus mejores tiempos…

Cuando emprendas tu viaje a Ítaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.

Y lo fue. Aún recuerdo aquellos primeros pasos con una inmensa sonrisa, aquellos juegos de palabras, aquellas ganas de echar a volar la imaginación,..

Pide que el camino sea largo.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca vistos antes.

Y poder seguir deteniéndose en cualquier lugar, y releer para redescubrir, mirar con ojos nuevos el mismo paisaje, o simplemente , frotarse los ojos para  creerse  lo que uno ve, oye, siente…

Ten siempre a Itaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.

Paso tras paso, sin prisa, disfrutando del aquí y el ahora, de lo importante según nuestros criterios,..

Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguantar a que Itaca te enriquezca.

Seguimos caminando en medio de este laberinto camino a Ítaca. Quizá  no exista para muchos,  igual que soy todo y nada a la vez.

18.9.20

Huellas de nostalgia

El verano acaba aquí, en un día de septiembre de un año cualquiera… y sin embargo, lleva desvaneciéndose desde alguno de esos kilómetros que recorrimos, mientras sonaba en la radio, el último éxito de uno de esos cantantes, que resurgen en estos meses estivales.

Sin darnos cuenta, perdimos en alguna de esas curvas, parte de nuestro equipaje. Abandonadas en una de esas cunetas, se quedaron parte de esas ilusiones que llenan las maletas en origen, la adrenalina por vivir nuevas experiencias.

Parece como si los rayos de sol de estos meses tuviesen efectos secundarios. Son como el disparo que marca el inicio de una etapa en la que soñar despierto, en la que todo está permitido,.. Fantasía y realidad se entremezclan como los paisajes en nuestro cristalino. Reflejos y espejismos en las gotas de rocío.

El verano se despide, se aleja entre los chopos que amarillean, agita sus últimos rayos entre los racimos que se preparan para ir a la fiesta de la vendimia… Se aleja en silencio, dejando sus huellas de nostalgia en nuestra memoria...